sábado, noviembre 25, 2017

Haz tus propias acuarelas


Hace un buen rato que ando con ganas de hacer acuarelas, desde la primera vez que vi algún tutorial y me pareció fácil.

La semana pasada me compré un curso en línea con Ana Victoria Calderón en el sitio de Domestika y ahora tengo más ganas aún, mi hijo también está entusiasmado y quiere pintar conmigo. Hoy compré finalmente unas acuarelas de tubo Pentel, que a mi me parecen la maravilla y unos pliegos de papel Fabriano; pero también, por fin, el bicarbonato y unos colorantes vegetales, que era todo lo que me faltaba.

Nos la pasamos increíble creando colores. Ojalá hubiera comprado unas charolas de hielo, porque el cartón de huevo hace que la mezcla de seque más rápido y sea difícil de integrar el color, pero igual quedó muy bien y tenemos muchas ganas de ya poder usarlas.

Seguí las instrucciones de este video.


Se necesitan:

1 taza de bicarbonato.
3/4 de taza de vinagre.
1 taza y una pizca de maicena.
2 cucharadas soperas de miel o jarabe de maiz.
Colorantes vegetales.
Recipiente para mezclar, taza para medir, palitos, cuchara.
Batidora (opcional).


Se mezcla el bicarbonato con el vinagre (que hay que agregar poco a poco para que no se salga toda la espuma). Luego se agrega la maicena y luego las dos cucharadas de jarabe de maiz. Aquí fue donde decidí usar la batidora porque la mezcla era muy espesa.

Se vierte en las charolas de hielo, godettes, o cartones de huevo.

Se agregan gotas de los colorantes y se mezcla.

Se deja secar dos o tres días y listo, ¡a pintar!

Les aconsejo las tiendas donde venden suministros para pasteles, como las que hay en Av. Chapultepec cerca de la glorieta de Insurgentes, para encontrar colores raros como negro o neones.

viernes, noviembre 24, 2017

Asociación en el método científico y el "mansplaning"

Es muy interesante la explicación del maestro Steve Joordens en el curso de introducción a la psicología de la universidad de Toronto, sobre asociación.

Nos cuenta que hay un estudio de demuestra que si comes muchas hamburguesas, está probado científicamente que se reduce la posibilidad de morir de cáncer. Esto es cierto sólo porque este tipo de dieta aumenta el riesgo de morir de ataque cardiaco, por lo tanto no tienes tiempo de morir de cáncer, sólo porque moriste antes. Entonces en efecto quienes tienen una dieta rica en hamburguesas tienen menor riesgo de morir de cáncer, pero no hay motivo para querer adoptarla creyendo que es más sana.

Apenas me pasó algo similar el fin de semana, paseaba con una pareja de extranjeros por el centro histórico, que estaba particularmente atascado por el efecto del Buen Fin, y el FILUX. En cierto momento ella pensó que le habían robado su celular, entonces él le dijo que no era posible porque la ciudad estaba muy segura -no se que opinen los que viven aquí, yo no concuerdo-, poco después ella lo encontró en su bolsa, y entonces el dijo algo por el estilo de "te lo dije", como que esto probaba su punto. 

Así de absurdo me parecen muchos de los debates de ideas especialmente con los hombres. El fenoméno este del mansplaning y que no te dejen hablar pero ellos sí te interrumpan, hace que todos demos por sentado que tienen razón y que tienen la información real para probar lo que dicen.

Me resulta especialmente frustrante, pero no se aún que hacer en algunas de estas situaciones, tanto si demando mi derecho de hablar (como una "histérica"), como si ofrezco mis fuentes de información (que son descalificadas, o ya no me están escuchando y se ve en su rostro), o como si me quedo callada porque ni vale la pena abrir la boca luego de saber por le experiencia repetida que no serás escuchada. He llegado al punto, casi humillante, de levantar la mano para hablar en conversaciones totalmente informales.

Es muy díficil desarrollarse en el aŕea del pensamiento, la investigación ante estos impedimentos -además de muchos otros- y más aún cuando el área de lo que estudias es constantemente descalificada por los más cercanos a ti.

Ustedes, queridas compañeras, ¿cómo hacen?


viernes, noviembre 03, 2017

Tiempo para encontrarnos

Últimamente he estado cansada, más de lo que creía que podría estar.

Cada vez esta situación se hace peor.

Estoy rebasada pero intentando hacer la tesis, seriamente, desde hace unas cinco semanas.

No tengo descanso posible y por más que me recomiendan que lo tome yo no veo como podría.
Sin embargo sigo sintiendo que no hago suficiente y que eso es lo que perciben los demás de mí.

Desde no tener inmaculada mi casa sin polvo, hasta la afirmación de que nunca me graduaré de la unversidad.

Estoy cansada y triste, y mientras no puedo disfrutar lo que se pueda disfrutar del ahora por estar agotada.

El estrés causado por el temblor no ayuda.

Siento que no tengo tiempo para encontrarme, para saber quien soy y cómo soy, si es que he cambiado realmente, o sólo me he perdido en la responsabilidad de la meternidad, si la simpática y alegre ya no está allí, si la que salía de noche ya no existe.

En fin.

Les abrazo, a todas las que están como yo.

sábado, octubre 21, 2017

Crisis de edad :: Noñez

Hace unos meses cumplí 37, para mi es como si ya tuviera 40 y de algún modo, es una pequeña tragedia.

Supongo que es simplemente una nueva crisis de edad y me parece recordar que andaba con las mismas angustias a los 27. La pregunta escencial tiene que ver con qué he hecho de mi vida, ha valido la pena, es suficiente, etc. Son preguntas necias, porque en cierta forma no hay más que lo que se pueda hacer para adelante, así que atormentarse por lo que no ha sido hasta ahora no resuelve nada.

Por otro lado dificilmente podría decir que no he hecho nada. Mi hijo ya tiene más de una década, terminó la primaria, lleva ocho años estudiando música, toca varios instrumentos, compone música y habla y lee un segundo idioma casi como su idioma materno.

Yo veo que cada vez asoman mas claramente las canas y ya no me divierte encontrarlas, estoy cansada y, aunque reconociendo mis privilegios, también me siento privada de muchas cosas; amor, oportuindades de estudio, tiempo para mí, descanso, placeres no indispensables, compañía, seguridad en los espacios públicos, sueño, entusiasmo.

Al mismo tiempo sigo disparando en todas direcciones mis intereses, porque todo es maravilloso, así que sigo tocando el violín, de pronto el contrabajo, estudiando y escribiendo la tesis, aún, y con muchas ganas de dar clases y caminar por el bosque y bailar y leer y tejer demás.

Imagino que así es este numerito y que así soy yo, por muchas cosas feas que me diga el patriarcado, tengo que saberme valiosa y hermosa por dentro y por fuera.

Es un camino que se pone muy cuesta arriba, pero aquí vamos.

martes, octubre 17, 2017

La maternidad :: el precio más caro

Hace ya unos dos años que me está costando cada vez más aceptar sin resentimiento las cargas patriarcales que significa la maternidad. No culpo a mi hijo, pero esto afecta nuestra relación porque es demasiado difícil a veces.

Ser mujer es dificil, ser mamá es difícil.

Amo a mi hijo, sigo luchando por él, disfrutándolo y encontrando entusiasmo por la vida. Por tocar el violín o el contrabajo, por estudiar, por leer, por tejer, por conectar con las hermanas amigas.

Que bueno que hay tantas oportunidades gratuitas para aprender.

domingo, octubre 15, 2017

Teñir estambres, versión 2


Ya hace unos años había escrito un post sobre teñido de estambres, ese método era más largo y laborioso, pero si sólo quieren un color uniforme pueden usar este método que ahora voy a describir.

Hace unos meses estuve experimentando con diferentes compuestos naturales para teñir estambre.

Usé, agua donde remojé frijoles negros, té negro, jamaica, agua donde herví el betabel, cúrucma en polvo, wakame. También hice otros donde usé Koolaid y Tang,




Para poder teñir así los estambres es necesario que sean fibras naturales, de lana de preferencia, ya que el algodón, alpaca, soya, caña de azúcar, seda dan diferentes resultados, pero vale la pena expreimentar si tienen madejas de esas fibras. También es necesario que el tambre no venga hecho madeja aún.


Se hace una solución de tres partes de agua por una de vinagre blanco y se sumerge el estambre, exprimiéndolo bien para que absorba el agua con vinagre, durante más de una hora en el refrigerador.



Luego se enjuaga y se remoja en el agua con el color de su preferencia, también exprimiendolo para que absorba. Y luego se pone a hervir por al menos veinte minutos.




Cuando haya enfriado se enguaga y exprime y se deja secar.

¡Y  listo!


jueves, junio 15, 2017

Habilidades matemáticas para primer grado


A menudo a amigas, amigas de amigas y hasta desconocidas que llegan al blog o me conocen por facebook y me piden consejo sobre escuela en casa.

Como saben, he llevado el proyecto de escuela en casa con mi hijo desde que tenía unos tres años y durante los siete años siguientes ha estado en la escuela por algunos periodos pero siempre hemos elegido juntos, él y yo, la escuela en casa y ahora, con 10 complidos ya terminó la primaria y espera algunos trámites administrativos para poder comenzar la secundaria abierta.

Una de las preocupaciones que tienen mis amigas o sus parientes, quienes presionan para decir que la escuela en casa podría no ser sufciente o, incluso la escuela ya sea pública o privada, es que los niños no están aprendiendo lo suficiente, y el área de mayor preocupación suele ser la de matemáticas.

Así que revisé el libro de matemáticas de la Secretaría de Educación Pública de Mexico y de ahí extraje esta lista de contenidos que ustedes pueden revisar rapidamente con sus hijos.

Pueden encontrar el libro digital aquí, y pueden imprimir el material recortable para usarlo con sus hijos.

Habilidades matemáticas para niños de primer grado según el libro de la SEP, 2017.


  • Contar y comparar cantidades primero de un dígito y luego de dos, no exige el uso de los signos pero se pueden incluir ( =, >, <).
  • Contar de forma descendente desde el 10.
  • Identificación de fechas y uso del calendario.
  • Completar números de una secuencia (por ejemplo un mes de calendario que no tuviera todos los números).
  • Identificar decenas (de 10, de 20, de 30).
  • Geometría identificar partes de un dibujo hecho con piezas geométricas y poder crearlo (tipo tangram, pero con menos elementos).
  • Dibujar figuras geométricas en una cuadrícula.
  • Sumar para igualar cantidades usando dibujos que ilustran cantidades.
  • Sumar en problemas (estilo “si Pablo tenía 7 coches y le regalaron 2…”), primero con números menores al 10 y luego menores al 100.
  • Concepto del tiempo, identificar recordar que hace cada día de la semana en la mañana, tarde y noche.
  • Comparar distancias entre varios elementos, por ejemplo en una carrera de carritos de juguete.
  • Operaciones de suma y resta con dinero, monedas de 1, 2, 5 y billetes de 20 y 50.
  • Restas en dos pasos (9 - 3 - 2 = ).
  • Restar de un grupo de elementos representándolo por escrito como +3, -3.
  • Identificar restas y sumas correctas o incorrectas de una lista.
  • Ordenar hasta 5 números dados de entre 1-1000 de menor a mayor y viceversa.
  • Comprar tamaños (por ejemplo palitos).
  • Comprar cerca-lejos con hasta 10 elementos.
  • Representar números como: Soy uno más que 90 pero uno menos que 92, ¿qué número soy?.
  • Contar de 10 en 10 ascendente y descendente.
  • Dividir entre 2 y multiplicar por 2 cantidades menores a 50 dentro de problemas.
  • Asignar valores a diferentes fichas; por ejemplo las azules valen 1, las rojas 5 y las amarillas 10, hacer agrupaciones y poder tanto estimar cantidades, como poder saber la cantidad que representan y compararlas.
  • Desglosar sumas de dos elementos (24 = 20 +4) hasta 50.
  • Identificar rápidamente números que suman 10 (1+9, 2+8, 3+7, 4+6, 5+5).
  • Utilizar objetos como unidades de medida (por ejemplo; mi cuarto mide de largo 7 cajas de zapatos o 17 muñecos de Playmobil).
  • Sumas con números de dos dígitos menores a 50.
  • Números ordinales del 1° al 9°.

sábado, mayo 06, 2017

¿Quienes son nuestras abuelas?

El otro día hablé con mi madre por teléfono, a veces se extiende mucho sobre cosas cotidianas que hacen la llamada de larga distancia costosa, no le gustan mucho las teconologías, así que es mejor por teléfono.

Esta vez ella necesitaba hablarme de cosas que le estaban lastimando, primero pensé que yo la había cagado, pasa con cierta frecuencia, de forma involuntaria, quizá porque tengo muchas cosas pendientes sobre mi infancia, a veces me salen cosas hirientes, cuando en general trato de ser respetuosa y retraída.

Parece que esta vez la causa era otra más recurrente, me duele y molesta que le hagan pasar malos ratos, porque siempre fue una madre responsable pero más que nada porque ahora se más sobre las dificultades que pasó, algunas similares he tenido que vivir, las de los apuros económicos y la falta de apoyo que nos enloquecen y neurotizan en contra de nuestros hijos.

Entonces le conté sobre algo que le había dicho a mi hijo la noche anterior. He estado hablando mucho con él sobre lo limitante que es ser mujer y -aún peor- ser madre.

¿Se acuerdan cuando nos preguntaban en la primaria "qué es (o que hace)" tu papá?, es decir, cual es su profesión, oficio u ocupación, no lo preguntaban tanto sobre las madres y menos sobre las abuelas, porque, ¿qué son nuestras abuelas?; ¿médicos, enfermeras, maestras, abogadas?, no, la mayoría no lo son, son abuelas, sólo abuelas, lo que se traduce en señoras que estan en su casa haciendo de comer y sirviendo a todo el que está emparentado con ellas. Es alienante y triste. No tuvieron oportunidad de saber quienes eran ellas o qué les gustaba, su capacidad de desición sobre sus propias vidas se limita a elegir lo que ven en la tele.

¿Y nuestras madres?, ¿tuvieron esa oportunidad?. La mía no, luego de quedar embarazada por primera vez a las 19 y por última a los 36, pasó por varias carreras y finalmente, con más de 40, se graduó, pero aún hoy, casi 37 años después de convertirse en madre por primera vez sigue rigiendo su vida por el eterno servicio que es la maternidad y ya no le quedan ganas ni tiempo de buscarse a si misma y descubrir cual era su camino.

Yo reviento de rabia cada día que no tengo tiempo para estudiar el violín, pero he tenido muchas más oportunidades que ella y aún me queda tiempo para buscar mi camino.

Le dije a mi madre que sus oportunidades le habían sido negadas y que era injusto, y que nadie tenía derecho a tratarla mal y que lo había hecho muy bien como madre, y en cierta forma, después de 22 años de no vivir con ella, me recocilié con ella como mujer, y me dió mucha rabia que lo que hizo bien a pesar de las terribles dificultades no sea apreciado por nadie, y que le hayamos robado su vida junto con todo el patriacado.

Tenemos que pensar como hacemos para que esto no pase más a ninguna mujer en ninguna parte.

Leve retraso mental

Hoy fue feriado, al menos para nosotros.

Ayer nos dolía la panza y faltamos a clases, yo dormí toda la tarde y mi chiqui vió caricaturas acurrucado en el sillón.

Hoy hice algunas de mis responsabilidades maternales y luego me puse a estudiar. Había estado un poco más animada con el violín desde que regresé al 7/8 de Gabriel que es más pequeño que mi Cremona, me sentía afinada y con buen sonido. Pero cada vez que voy clase el maestro me dice que note lo desafinada que estoy. Es muy difícil, siento que no escucho nada, cuando apenas pienso que empiezo a escuchar mejor noto que no, no tengo nada de seguridad al respecto y nada del proceso de aprendizaje me muestra que haya hecho progresos ahora que ya casi se completa el año.

Le traté de explicar a mi maestro de violín que no hay nadie peor que yo en la clase de solfeo, yo se que la parte teórica de cómo funcionan las cosas puede no ser fácil para todos y a mí eso me parece masomenos asequible, es espcífico y concreto, pero en lo auditivo me siento cada vez más extaterrestre.

Veo que todos a mi alrdedor, que ya de por sí hacían música antes de entrar a la escuela incluso por años, han progresado en su capacidad auditiva y han memorizado todo lo que se supone que memoricemos que resulta imposible para mí.

Así cada vez que nos preguntan uno por uno nuestros resultados en cada párctica todos tienen mejor resultado que yo. Empiezo a sentir que todos hablan bien un idioma del que yo nada entiendo, escucho compañeros que sólo llevan un año estudiando música haciéndola en dúo y hablando de tonalidades, saltando de una a otra con risas.

Yo estoy en las sombras, esforzándome por leer el Dandelot con los demás, por hacer los ejercicios rimicos y poner cara de que se la diferencia auditiva entre acorodes mayores, menores, disminuidos, aumentados y las inversiones de los dos primeros.

Y viene a mí una sensación que antes ya había venido, la reconozco apenas un poco de mis años de la facultad, cuando pasé mi carrera de noche. Al menos así se sintió, recuerdo a mis compañeras hablando de postmodernismo y teorías del arte que no entendía yo. Como no solía faltar a las clases y participaba mucho creo que los maestros llegaron a pensar que de verdad estudiaba y era lista y a veces obtenía mejores calificaciones que mis compañeras listas que leían y entendían todo.

Recuerdo entonces -y lo siento ahora- llegar a la conclusión de que mi cerebro iba demasiado lento y que sin duda yo tendría que padecer del algún retraso mental mientras que tenía otras habilidades que cubrían mi deficiencia y engañaban a los maestros haciéndolos pensar que era lista y capaz, lo que se reflejaba en mis calificaciones.

Esta vez también parece haber funcionado el engaño, aunque no nos dicen que calificaciones obtenemos, nos tienen en eternas ascuas y nos dicen cosas feas si nos atravemos a preguntar.

En fin, sólo queda un mes más de este primer año y luego vienen los retos del siguiente, al menos es porbable que esta vez si me titule, ya que no es necesaria una tesis, pero en la interprestación del instrumento no mejoro, no se que va a pasar. Tal vez ahora es realmente dificil porque además estoy ocupada con mi maternidad, pero en la carrera no lo estaba y aún así me sentía igual.

Al menos se hacer muchas cosas manuales que siempre me sacarán del apuro económico.

jueves, abril 27, 2017

Llorar por las calles

De entre la amigas que tengo, hay una que menciona a menudo este tema, cuando uno llora en el espacio público pareciera que se está agrediendo a los demás, la gente no sabe como reaccionar, algunos te ofrecen ayuda, pero en general no hay nada que hacer en ese momento.

A veces las lágrimas me rebasan, incluso en público. Me he estado sintiendo frustrada últimamente por muchas limitaciones que tengo que están relacionadas con la opresión machista o patriarcal.

Pareciera que volverese feminista te hace infeliz, porque ver lo que nos rodea con esa perspectiva hace que nada sea aceptable, ni las conductas ni la políticas públicas, ni las oportuinidades, ni el arte, ni las series que antes nos entrenían.

Pero eso esta bien, es necesario estar inconformes, porque no sólo nos están matando, como mucho se dice, sino que nos estan haciendo daño de mil maneras diaramente. Y es que, y en esto coincidiría mi amiga, apenas se empieza a hablar de lo grave que son los juicios, las actitudes, las insinuaciones; de cómo asustan, desaniman, entristecen, destruyen nuestro amor propio.

Aunque nosotras crecimos en un mundo y en un ámbito que ya presumía de ofrecer igualdad de oportunidades a hombres y mujeres, aún no se consideraba grave que un maestro te exigiera más allá de lo que puedes, o que los parientes se burlaran de nuestras dificultades en el proceso de aprendizaje, o que un señor te viera lascivamente en el metro. Hasta hace poco, si te afectaban estas cosas era porque eres "sensible" o "exagerada".

Aún las primeras veces que hablé del acoso callero constante que he vivido concientemente desde que tenía once años en ámbitos que yo percibía como seguros, la respuesta incluyó que me dijeran que era problema mío de percepción, que debía limpiar mi aura porque yo inconcientemente estaba atrayendo eso o que de plano yo creía que estaba muy buena.

Falta mucho camino por andar pero hay que seguir hablando de esto, mucho, mucho, para que las niñas de hoy y mañana no tengan miedo de decir lo que les hace daño.